Labrador Retriever

Labradores de Abantueso, excepcionales perros de familia, que los seleccionamos por su buen carácter, temperamento, estructura y belleza; lo que los convierte en perros muy funcionales capaces de desarrollar todo tipo de actividad.

La buena actitud de nuestros Labradores es el resultado de años de combinación de las mejores líneas inglesas de belleza y trabajo.

Todos nuestros progenitores de Labrador son examinados de las principales enfermedades de transmisión genética asociadas a esta raza: displasia de cadera, codos y atrofia progresiva de retina. Control sanitario integral.

Si quieres saber más sobre nuestro Labrador Retriever, ¡ven a conocernos!.

Pedro García Riaño 608 523 324.

Galería de Cachorros Labradores de Abantueso

  • cachorro-labrador-retriever2
  • cachorro-labrador-retriever11
  • cachorro-labrador-retriever10
  • negro5
  • negro4
  • negro2
  • cachorro-labrador-retriever1
  • cachorro-labrador-retriever10
  • cachorro-labrador-retriever9
  • cachorros-negros
  • cachorro-negro
  • cachorro-de-labrador
  • cachorro-labrador-retriever8
  • cachorro-labrador-retriever7
  • cachorro-labrador-retriever6
  • cachorros-de-labrador-retriever
  • cachorro-labrador-negro
  • cachorras-negras-labrador-retriever
  • cachorro-labrador-retriever5
  • cachorro-labrador-retriever4
  • cachorro-labrador-retriever3
  • cachorra-labrador-retriever
  • labrador-retriever-cachorro
  • cachorros-de-labrador-retriever
  • cachorro-labrador-retriever21
  • cachorro-labrador-retriever20
  • cachorro-labrador-retriever18
  • cara-cachorro-negro
  • cachorros-negros-de-labrador
  • colas-tipicas
  • cachorro-labrador-retriever17
  • cachorro-labrador-retriever15
  • cachorro-labrador-retriever14
  • cachorro-labrador-retriever13
  • cachorro-labrador-retriever12
  • cachorro-labrador-retriever19

 

Labrador: Origen y Evolución

El Labrador Retriever  está clasificado por la FCI (Federación canina internacional) en el grupo 8, perros de caza. Este es su origen funcional como un perro de caza, lo cual ha forjado muchas de las características transcendentales de la raza, Labrador Retriever.

El Labrador es, ante todo, un perro de cobro. En su apellido lo lleva impreso, to retrieve, significa recuperar. Su papel como cobrador, le obligaba a permanecer junto a su amo, hasta que fuera necesaria su ayuda para recuperar el ave abatida. Esta característica funcional ha grabado en su genética la principal cualidad de su temperamento, la capacidad de cooperación con el ser humano y por ello se ha convertido en el mejor perro de servicio.

Desde los primeros Labradores hasta los actuales ejemplares, se ha recorrido un largo camino. Los antepasados del actual Labrador Retriever  eran originarios de la Isla de Terranova, el perro de San Juan. El perro de San Juan o terranova menor era un excelente cobrador acuático con un pelaje y morfología adaptada para su función marítima. El pelaje blanco en el pecho y las patas fueron características del perro de San Juan,  en la actualidad algunos labradores ocasionalmente presentan una mancha blanca en el pecho. La política proteccionista y la subida de impuestos a los propietarios de perros provoco la extinción del terranova menor en su país de origen, Canadá.

El primer perro de San Juan llegó a Inglaterra alrededor de 1820, pero el reconocimiento de la raza Labrador Retriever se produce en 1903 por el Kennel Club Británico.

La alta burguesía inglesa, fascinada por las características funcionales de los primeros labradores, desarrolla y establece el estándar de la raza a lo largo de cien años de cría y selección.

Las primeras descripciones sobre la raza, relatan las cualidades especiales del Labrador.
“El Labrador es por lejos el mejor para cualquier tipo de cobro, es generalmente negro y no más grande que un pointer, piernas finas, con el pelo corto liso y no lleva su cola enroscada tanto como el otro (perro de San Juan); es extremadamente rápido, corriendo, nadando y luchando… principalmente usado en la costa nativa por los pescadores. Su sentido del olfato debe ser apenas  acreditado; en el rastreo de un animal herido no hay otro igual entre las razas caninas”. Colonel Hawker, 1830. “Pequeño, compacto y muy activo; su pelaje era corto, grueso y liso con a veces un tinte marrón en ciertas estaciones. Los ojos de la mayoría eran del color, algo parecido al caramelo. Sus cabezas, que no eran grandes, eran amplias y el cráneo escultural con hocico no muy largo. Sus semblantes brillantes denotan su temperamento dulce y el alto coraje”. Lord Malmesbury, 1887.

El progreso de la raza dio lugar dos tipos de Labrador. El Labrador de Exposición y el Labrador de Trabajo, dos líneas diferentes y enfrentadas a lo largo de la historia. Ambos fenotipos son necesarios para mantener la esencia de la raza,  subestimar al uno o al  otro, es menospreciar el pool genético (fondo común de genes de una raza) que tenemos a  disposición para seguir seleccionando y mejorando el Labrador Retriever.  Esta filosofía hace surgir en el 1915, una nueva línea de labradores, Dual Purpose Labradors o Labradores de Doble Función.

Así tras cien años de evolución, el perro de San Juan pasó a ser un Labrador Retriever y el labrador retriever se dividió en labrador de trabajo, labrador de exposición o belleza y Labrador Dual.

Los Labradores de show más gruesos y de cuerpo fuerte, su cráneo es más ancho, hocico más corto, pelaje más denso y la típica cola de nutria. Su movimiento ha de ser ligero.

Los Labradores de trabajo tienen un cuerpo más liviano, patas más finas, cabeza más estrecha, hocico más largo para portar bien los objetos, pelaje menos denso y su cola más larga y menos ancha en la base. Son agiles, rápidos, fuertes y resistentes en la actividad que realicen.  Su aptitud para el cobro es máxima.

Los Labradores Dual deben ser perros de trabajo con el aspecto clásico del Labrador.
El Labrador Dual surge de la inquietud de muchos criadores de reunir en sus líneas las mejores características de ambos tipos de labrador. La  cría de labrador dual es difícil, requiere introducir genes de ambas líneas y estar en continuo trabajo de selección.

Por ello la mayoría de los criadores optan por especializarse en una sola disciplina. Por supuesto, la especialización tiende a la búsqueda de la excelencia para caracteres muy concretos que generan cambios en la raza. Sin tener que seleccionar la capacidad de trabajo, los perros se vuelven más pesados, más difíciles de entrenar para su función original pero los cambios anatómicos son atractivos y bellos, aunque en ocasiones pueda dificultar la salud y la funcionalidad. De igual manera, si el único criterio de selección es la capacidad de trabajo y la velocidad, se pierden los genes encargados de poner de manifiesto la doble capa de pelaje y la cobertura grasa de la dermis,  aspectos distintivos del labrador y necesarios para un largo y duro día de trabajo en el agua. En cuanto al temperamento los perros de trabajo se especializan en estar alerta y en cobrar rápido y bien, perdiendo la templanza del labrador original capaz de permanecer paciente y relajado todo el día, sentado en el puesto bajo una gran tentación y recuperar cuando se le indique.

En los primeros días de la raza, los perros de trabajo y exposición procedían de las mismas líneas de sangre, y a menudo eran los mismos perros. Existieron campeones  dual, Dual Ch. Banchory Bolo en 1915 y posteriomente Ch. Sandylands Tandy, Ch. Squire of Ballyduff, Ch. Abbeystead Herons Court.

El objetivo y evolución de la raza en los próximos cien años es difícil de vaticinar. Todos compartimos la intención de mejorar la raza reduciendo la incidencia de las enfermedades asociadas a la raza, y además unos pocos tiene como propósito  volver a seleccionar  y criar el Labrador Retriever Original.

Podemos hablar del Labrador y vemos dos líneas definidas, Labrador Retriever de exposición que se basa principalmente en la morfología y, por otra parte labradores de trabajo “field trial”, que se basan en el olfato y la velocidad del perro, dejando en un plano irrelevante la morfología.

En Labradores de Abantueso tenemos muy claro el camino a seguir, buscamos un perro “Dual”, tratamos de conseguir la perfección morfológica sin descuidar el aspecto de trabajo del perro. Perros con un gran equilibrio físico-psíquico, perros muy versátiles, capaces de desempeñar perfectamente la función de perro de asistencia, de rescate o salvamento, de cobro (en la caza), de terapia asistida para personas discapacitadas, detector de drogas, explosivos, perro guía, competidor deportivo en obediciendia, rastreo, agility… pero sobre todo como perro de familia, pues todas las cualidades que reúnen nuestros perros para el trabajo, hacen de él el mejor compañero.

* Queda prohibido el uso de cualquiera de las imágenes y contenidos de la página web salvo consentimiento previo. Propiedad exclusiva de ® Labradores de Abantueso 2014.

Volver arriba

Últimas Noticias