Labrador Retriever

Labradores de Abantueso, excepcionales perros de familia, que los seleccionamos por su buen carácter, temperamento, estructura y belleza; lo que los convierte en perros muy funcionales capaces de desarrollar todo tipo de actividad.

La buena actitud de nuestros Labradores es el resultado de años de combinación de las mejores líneas inglesas de belleza y trabajo.

Todos nuestros progenitores de Labrador son examinados de las principales enfermedades de transmisión genética asociadas a esta raza: displasia de cadera, codos y atrofia progresiva de retina. Control sanitario integral.

Si quieres saber más sobre nuestro Labrador Retriever, ¡ven a conocernos!.

Pedro García Riaño 608 523 324.

Galería de Cachorros Labradores de Abantueso

  • negro1
  • negro2
  • negro5
  • negro4
  • cachorro-negro
  • cachorros-de-labrador-retriever
  • cachorra-labrador-retriever
  • cara-cachorro-negro
  • cachorra-labrador-retriever
  • colas-tipicas
  • cachorro-labrador-negro
  • cachorros-negros-de-labrador
  • cachorros-negros
  • cachorro-labrador-retriever1
  • cachorro-labrador-retriever5
  • cachorro-labrador-retriever12
  • cachorro-labrador-retriever2
  • cachorro-labrador-retriever17
  • cachorro-labrador-retriever6
  • cachorro-labrador-retriever7
  • cachorro-labrador-retriever9
  • cachorro-labrador-retriever3
  • cachorro-labrador-retriever11
  • cachorro-labrador-retriever18
  • cachorro-labrador-retriever16
  • cachorro-labrador-retriever13
  • cachorro-labrador-retriever15
  • cachorro-labrador-retriever19
  • cachorro-labrador-retriever8
  • cachorro-labrador-retriever4
  • cachorro-labrador-retriever14
  • cachorro-labrador-retriever20
  • cachorro-labrador-retriever21

Selección, Crianza y Manejo del Labrador Retriever

Tu futuro cachorro de Labrador Retriever inicia el viaje a su nuevo hogar a las 8 semanas de vida. Le espera un largo camino hasta convertirse en un adulto sano y equilibrado.

Nuestro trabajo y nuestro sello de calidad es asentar  las bases para que un cachorro de labrador retriever  sea capaz de desarrollar todas  las cualidades físicas y psíquicas que hacen distintos y distinguibles a los Labradores Retriever de Abantueso.

Todo el proceso desde la decisión de quienes  serán los progenitores hasta que se entregan los cachorros de labrador es relevante a la hora de garantizar que los genes transmitidos se puedan desarrollar adecuadamente.

Las primeras fases de vida son de vital importancia en los cachorros para su crecimiento, salud y maduración del comportamiento.
El manejo y cuidados de la madres durante la gestación, parto y lactación cuidando al máximo su bienestar, manteniendo bajos niveles de estrés y proporcionando un alimento excepcional que aporte todos los nutrientes necesarios para el correcto crecimiento de los cachorros labradores son la mejor medicina preventiva.

El carácter de un labrador retriever dependerá del temperamento que herede de sus progenitores y de las influencias del ambiente.

En la actualidad, sabemos que el ambiente inicia su influencia en el útero,  durante el período prenatal.  El estado físico y psíquico de la hembra durante la gestación influye en el correcto desarrollo del feto. Por ello nuestras reproductoras, viven en un entorno tranquilo, hacen ejercicio regular y juegan con sus compañeros de forma adecuada a su estado de gestación. Son chequeadas sanitariamente  y vacunadas antes de la cubrición para que transfieran la inmunidad adecuada a sus cachorros.

La maduración del sistema nervioso se produce durante el período perinatal,  desde el nacimiento a las 5 semanas de vida ,  las manipulaciones de la madre,  el ambiente de cría y el manejo de los cachorros es el punto de partida para permitir la correcta maduración del sistema neurológico y para iniciar el moldeado de las características del temperamento.

Los avances en etología canina han revelado que la intervención en el  período perinatal es esencial para la prevención de problemas de comportamiento. Está intervención se basa en realizar manipulaciones tempranas en los cachorros, respetar y facilitar el destete natural, cuidar las instalaciones para el desarrollo de hábitos correctos de eliminación,  permitir las interacciones y comunicación de los cachorros con la madre y por último instaurar medidas de enriquecimiento ambiental y estimulación cognitiva.

Y todo ello como se traduce en nuestro sistema de trabajo y manejo, las madres semanas antes del parto son trasladadas a las instalaciones donde se desarrollará la camada de labradores. Durante estas semanas se produce la adaptación a la paridera para que el parto se desarrolle con normalidad.

Tras el nacimiento, los cachorros permanecen las primeras 3 semanas en el nido  (paridera) correctamente aclimatada según la estación del año. Las primeras 48 horas, nuestros  cachorros de labrador retriever son manipulados para asegurar que todos maman correctamente y toman el calostro. Hasta que cumplen diez días son ciegos y sordos, cuando comienzan a abrir los ojos y los pabellones auditivos empezamos a manipularlos diariamente para iniciar su socialización, caricias y “manoseo” para realicen lo que llamamos el reconocimiento de especie o socialización con el ser humano y adquieran tolerancia a la manipulación.

Entre las dos y tres semanas se desarrolla su locomoción, dejan de reptar y empiezan a caminar de manera progresiva. En este momento también comienzan a vocalizar y a realizar sus primeros gruñidos, gemidos, ladridos, digamos que empiezan a poner a punto todos sus sentidos.

A partir de las 3 semanas, su curiosidad les lleva a salir del nido e iniciar pequeñas  excursiones por la zona interior de la instalación.

A las cinco semanas,  comienza el destete natural. Se realiza de forma lenta y progresiva, las madres tienen la opción de separarse de los cachorros dentro de la misma instalación pero los pequeños no tienen acceso a ellas. Así nos aseguramos que no se produce un desapego brusco y perjudicial para los cachorros y permitimos a la madre intervenir y enseñar las primeras lecciones “perrunas” a su camada,  es cuando los cachorros aprenden el lenguaje corporal canino, comunicación social y a inhibir el mordisco.

En el periodo de las cinco a las siete semanas, adquieren los hábitos de eliminación. Nuestras amplias instalaciones permiten a los cachorros realizar sus necesidades lejos del nido, en un sustrato (viruta) absorbente para mantenerlos secos y limpios minimizando así la aparición de enfermedades contagiosas. Lo más importante de adquirir  un correcto hábito de eliminación a esta edad es facilitar mucho la adaptación a su nuevo hogar, es decir, los cachorros aprenden a ser limpios y a buscar sustratos porosos como la viruta, tierra, césped.

Es también en este periodo cuando trabajamos la socialización y estimulación cognitiva de nuestros perros de labrador retriever. Desde las cinco semanas hasta que permanecen en el centro de cría, nos centramos en la  presentación  de estímulos y situaciones novedosas de manera paulatina y adecuada a la edad del cachorro y siempre bajo un estado emocional positivo.  Algunos ejemplos son, juegos e interacciones con niños, aceptación de collar y primeros paseos con correa, habituación al coche y primeros paseos en coche junto a su madre para proporcionarles seguridad, habituación a ruidos fuertes y repentinos…y otras muchas situaciones largas de enumerar.

Pero no acaba aquí, el periodo de socialización finaliza a las 14 semanas en el labrador retriever, por ello es imprescindible y necesario seguir el trabajo de socialización en sus hogares.

Alrededor de las seis semanas comenzamos el protocolo sanitario del cachorro, se realizan análisis coprológico de las heces de los cachorros por una especialista en parasitología y medicina preventiva de colectividades, ella nos pauta el protocolo de desparasitación necesario e individualizado para cada camada. Posteriormente, a las siete semanas se inicia el protocolo de vacunación.

Y empieza la cuenta atrás, la última semana antes de la partida a su nuevo hogar. Durante esta última semana los cachorros de labrador retriever son sometidos a pruebas de aptitud y carácter para elegir el cachorro adecuado para cada hogar y para asegurar que todos poseen las cualidades buscadas en un labrador retriever que avalen la selección de nuestros reproductores.

El mejor test carácter y el mas fiable es el día a día en contacto con los cachorros, cada día obtenemos información al observarlos relacionarse entre sí, con su madre, con nosotros y esto unido a sus aptitudes naturales con respecto al cobro permiten afinar y entregar el cachorro adecuado a su futura “manada”.

* Queda prohibido el uso de cualquiera de las imágenes y contenidos de la página web salvo consentimiento previo. Propiedad exclusiva de ® Labradores de Abantueso 2013.

Volver arriba

Últimas Noticias