Estándar Labrador Retriever

 

Cuando se habla del estándar de una raza canina se hace referencia a cómo han de ser las características ideales de la raza; con el estándar se comparan todos los ejemplares para saber en qué medida se ajustan al ideal de raza.

Cómo es el estándar del Labrador Retriever

El Labrador Retriever es una raza canina cuyo origen está en Gran Bretaña. Se trata de un perro que puede ser utilizado como perro cobrador de caza, pero también como perro de compañía.
Las características ideales que ha de tener un Labrador para considerar que se ajusta al estándar de raza son las siguientes:

Aspecto General: el Labrador Retriever es un perro de constitución fuerte, región renal corta y muy activo, tiene un cráneo amplio, pecho y costillas amplias y profundas; la región renal y los miembros posteriores son anchos y fuertes.
Características: el Labrador tiene buen temperamento y es muy ágil. Posee un excelente olfato y un hocico delicado con boca suave; es muy aficionado al agua. Es un animal adaptable, además de un fiel y devoto compañero.
Temperamento: es un animal inteligente, vivaz y dócil, con fuerte voluntad para complacer. De carácter afable, el Labrador no manifiesta ningún signo de agresividad o timidez impropias de la raza canina.
Cabeza y cráneo: su cráneo es amplio con una depresión fronto-nasal (stop) bien definido, nítido y no presenta pómulos regordetes. Los maxilares son de una longitud mediana, poderosos pero no afilados, hocico ancho, nariz amplia con fosas nasales bien desarrolladas.
Ojos: son de tamaño mediano, y expresan inteligencia y buen temperamento; de color marrón o avellana.
Orejas: ni largas ni pesadas, las orejas del Labrador deben colgar pegadas a la cabeza y tener una inserción ligeramente hacia atrás.
Boca: los maxilares y los dientes son fuertes, con dentadura sana, completa, y mordida en tijera, es decir que la cara interna de los incisivos superiores esté en contacto con la cara externa de los incisivos inferiores, y bien colocados en los maxilares.
Cuello: en el Labrador Retriever, el cuello es nítido, fuerte y poderoso, insertado sobre hombros bien colocados.
Extremidades anteriores: las escápulas son largas e inclinadas. Las extremidades del Labrador son de buen hueso y, vistas de frente o de lado, deben aparecer rectas desde los codos hasta el suelo.
Cuerpo: su tórax es de buena amplitud y profundidad, con costillas bien arqueadas y abarriladas. La espalda está a nivel; la región renal amplia, corta y fuerte.
Extremidades Posteriores: bien desarrolladas y sin inclinación hacia la cola; las articulaciones femoro-tibio-rotulianas (rodillas) han de estar bien anguladas y los corvejones descendidos, los corvejones juntos son altamente indeseables.
Pies: son redondos y compactos, con dedos bien arqueados y almohadillas plantares bien desarrolladas.
Cola: en el Labrador Retriever, la cola es una característica distintiva de la raza, muy gruesa en la base y se afila gradualmente hacia la punta; de tamaño mediano y sin flecos, pero debe estar bien cubierta completamente de pelo corto, grueso y denso, que le da la apariencia “redonda” descrita como cola de “Nutria”. Puede llevarla alegremente, pero no enroscada sobre el dorso.
Movimiento: su movimiento es desenvuelto y que cubra suficiente terreno; las extremidades anteriores y posteriores se desplazan en planos paralelos al eje del cuerpo.
Pelo: el pelo en el Labrador es también una característica distintiva de la raza; debe ser corto y denso sin ondulaciones o flecos; al tacto debe dar la sensación de ser bastante duro. Tiene una capa de sub-pelo resistente al agua.
Color: puede ser totalmente negro, amarillo o hígado / chocolate. El color amarillo varía desde el color crema claro al rojo del zorro. Se permite una pequeña mancha blanca en el pecho.
Talla: la altura ideal es, en los machos 56-57 cm. (22-22 1/2 pulgadas), y en las hembras 54-56 cm. (21 1/2 pulgadas).
Testículos: los ejemplares machos deberán tener dos testículos de apariencia normal, completamente descendidos en el escroto.

Para el estándar de raza del Labrador Retriever, cualquier desviación de las anteriores características se considera como un defecto y se penaliza en función de su gravedad.

Volver arriba